Recursos Educativos

Mineduc

¿QUÉ SON LAS REDES SOCIALES?

Las Redes Sociales son el conjunto de personas o instituciones que se juntan por un fin, un interés, un objetivo, o valores comunes, están basados en la amistad, en intereses profesionales o en el parentesco de sus miembros. Las redes sociales en poco tiempo se han convertido en un quehacer universal y han incidido en parte de nuestra rutina de vida, permitiendo el intercambio de información.

​Cuando hablamos de redes sociales, en lo primero que pensamos es en Facebook, Twitter, Instagram, Tik Tok, LinkedIn, Snapchat, entre otros, plataformas que nos permiten comunicarnos con el mundo entero, con individuos de otras nacionalidades o con empresas para satisfacer ciertas necesidades de orden laboral o de servicios.

Las redes sociales no solo han permitido el intercambio de información; sino también la generación y construcción de temas y estrategias para atender necesidades sociales como el cuidado de la naturaleza, la defensa de la educación, la lucha contra la corrupción y delincuencia, la denuncia contra la pobreza, entre otras. También han servido como medio de convocatoria para manifestaciones públicas en protestas. Adicionalmente, estas plataformas crearon una nueva forma de relación entre empresas y clientes, abriendo caminos tanto para la interacción, como para el anuncio de productos o servicios, los famosos delivery o servicio a casa.

Otra de las discusiones es el cuidado de la privacidad de la información en redes sociales y la protección de datos que entrego a las redes sociales, como la información personal, la ubicación geográfica o mis actividades académicas o laborales.

En tus redes sociales puedes:

  • Chatear con tus amigos.
  • Buscar información de temas que te interesen.
  • Conseguir datos para las tareas y trabajos de la escuela.
  • Jugar solo o con amigos.
  • Comunicarse con amigos o familiares que viven lejos.
  • Compartir gustos e intereses con otras personas.
  • Pedir algún tipo de servicio a casa.

 CONSEJOS PARA PROTEGER TUS REDES SOCIALES

En la actualidad, las redes sociales se han convertido en un elemento importante de nuestras vidas. Hemos creado un perfil en una red social de nuestra preferencia por amistad, por trabajo o por estudios, haciendo uso de las herramientas que estas plataformas nos brindan, como la publicación de información personal o de terceros (textos, imágenes, audios, videos, etc.), la comunicación mediante los chats internos, o la discusión en foros creados dentro de la red social.

Si bien en un principio la seguridad y privacidad en la red social está garantizado, existen riesgos y peligros a los cuales siempre estamos expuestos, por lo que a continuación brindamos consejos para proteger nuestras redes sociales:

 Detente, piensa, reflexiona antes de compartir.

A diario publicamos información personal o de terceros, creyendo que lo que subo a mi red social, solo lo verán mis contactos o estarán seguros sin que nadie pueda acceder a los mismos. Esto es un grave error, pues con esta actitud estamos corriendo peligro y desprotegiendo tu seguridad en las Redes Sociales. Es más, estás entregando en bandeja de plata tus datos personales y hasta familiares a cualquiera que se quiera aprovechar de ellos. Nombres y apellidos, dirección domiciliaria, datos familiares como número de miembros de la familia, datos sobre tus vacaciones, número de teléfono, datos de tu pareja, etc. Que incluso sin escribir algún tipo de texto, todo ello puede ser deducible por las fotos que subes.

Cada persona tiene su propio criterio sobre lo que es privado o no, por lo que es necesario que podamos distinguir entre lo público, lo privado y lo íntimo.

 ¿Conoces a todos tus contactos? Cuidado con los que compartes contenidos

De acuerdo con los intereses propios de cada persona, subimos toda la información que creemos pertinente, compartiéndola con todos los contactos agregados a la red social, éste es otro de los riesgos al que nos exponemos constantemente, pues no nos hemos preguntado ¿de todos mis contactos a quién conozco?, sobre todo en aquellas Redes donde publicas contenidos de carácter más personal como Facebook, Instagram, Tik Tok.

Para evitar malos entendidos y no arriesgar tu seguridad, es indispensable que tengas conciencia de quiénes son tus contactos, cuánto los conozco y el nivel de confianza que les tengo, adicionalmente debes diferenciar el tipo de red social y la información permitida para compartir, así por ejemplo en redes sociales como Facebook y Twitter podemos compartir contenido más ocioso y lúdico, otras, en cambio en LinkedIn se centran en publicar perfil laboral, ofertas de empleo, potenciales candidatos y clientes.

 Cuidado con la configuración de la privacidad en los dispositivos que utilices

En la actualidad el uso de varios dispositivos que utilizamos para acceder al Internet cada vez es más fácil, usamos desde computadoras de escritorio hasta los Smartphones pasando por las computadoras portátiles y tables, que mediante aplicaciones o programas navegamos por nuestras redes sociales, que al usarlas dejamos infinidad de huellas en forma de datos. Es decir, ya sea rellenando formularios, dándole “me gusta” en Facebook, retuiteando o compartiendo alguna publicación, etc., su sistema recoge información como tu localización, la hora en que realizas esas acciones, la digitación de las teclas, las páginas que visitas, con quién interactúas ya sea con imágenes, audios o mensajes. Aunque la finalidad de ello sea mejorar nuestra experiencia de usuario, para garantizar la seguridad en Redes Sociales es prudente revisar la configuración de privacidad.

 Utiliza contraseñas seguras

  • No utilices ni nombres propios ni ficticios. Tampoco uses fechas de nacimiento, número de la cédula de identidad, ni números telefónicos, fechas de nacimiento.
  • Crea contraseñas que sean únicas para cada sitio, para cada red social que utilices.
  • Mezcla diferentes caracteres, intercalándolos con mayúsculas y minúsculas y caracteres especiales.
  • Cambia tus contraseñas con frecuencia.
  • No compartas tus contraseñas con nadie.

 No aceptes solicitudes de personas desconocidas.

  • Aunque resulte tentador aceptar sin ningún criterio a todo el que quiera ser tu amigo, ello puede resultar perjudicial para la seguridad en las Redes Sociales.
  • Antes de aceptar verifica el perfil de la persona que intenta contactarte. Rastrea el origen de la solicitud y fíjate en la fecha de la creación de su perfil, quiénes son sus contactos, etc.
  • Comparte información sólo con aquellos contactos que conozcas y de quienes tengas confianza.
  • Siempre prefiere aceptar de personas que conozcas en la vida real.

Visita y usa redes sociales que usen HTTPS

  • HTTPS, es una forma de garantizar la seguridad y privacidad de tu información en la red social, ¿Por qué? Pues porque existen muchos “micro hackers”, o pequeños ladrones, que “escuchan” todo lo que se publica en la red. Son una gran amenaza a la seguridad en las Redes Sociales, dado que roban las contraseñas, el protocolo htpps://hace que tu información viaje encriptada, por lo que evita que los delincuentes informáticos amenacen tu seguridad en las Redes Sociales.

Precaución al utilizar una computadora o dispositivo compartido.

  • En muchas situaciones accedemos o utilizamos computadoras o dispositivos que los usan distintas personas, en muchos casos no sabes quién puede acceder a ellos.
  • Siempre debemos cerrar sesión o no recordar las contraseñas en el servidor, más cuando cualquier persona tiene acceso al equipo o dispositivo.
  • No olvides tampoco limitar la información sobre tu familia o seres queridos. Es decir, evita enseñar fotos de cualquier menor de tu familia si no es estrictamente necesario.
  • Piensa, también, que no es necesario llenar tu perfil con fotos de tu pareja.
  • Separa bien lo público, privado e íntimo.

Utiliza herramientas para administrar la seguridad.

  • Seguramente, más de una vez, Facebook te ha pedido permiso para obtener los datos de tu perfil. Se trata de todo o nada, porque no puedes elegir que no mostrar. Sin embargo, herramientas complementarias posibilitan que elijas qué función quieres que realice la aplicación.

Actualiza tu antivirus.

  • Activa la actualización automática de tu antivirus, aunque parece obvio, la mayoría de las veces nos olvidamos de actualizarlo. ¡No pongas en riesgo tu seguridad en las Redes Sociales! ¡Te llevará pocos segundos!

Cuidado con lo que publicas.

  • No publiques fotos íntimas, ni permitas que otros publiquen fotos donde apareces tú y mucho menos sin tu consentimiento.
  • No publiques información (fotos, videos, textos) con uniforme de tu escuela o colegio.
  • Evita publicar información que permita deducir tus actividades como dónde vas a pasar vacaciones, tu ubicación geográfica de tu casa, si tu familia tiene autos o casas, datos sobre tu pareja o familia. No facilites a los ladrones información sobre si tu casa está vacía, durante cuánto tiempo.
  • No publiques información como contraseñas, número de identificación, número de tarjetas de crédito, etc.

¿Debemos encender nuestras cámaras web en clases virtuales?

Debido a la pandemia ocasionada por el COVID-19, varios países del mundo han decidido implementar diversas estrategias destinadas a mitigar y reducir los contagios.

En este contexto, la educación ha pasado de las clases presenciales a procesos de enseñanza y aprendizaje a distancia, virtual o remota. Esta transición supone una nueva gestión de los aprendizajes, obligándonos a desarrollar en la comunidad educativa competencias de orden social, laboral, educativo, digital y psicoafectivo.

La organización de los espacios virtuales de aprendizaje, la planificación dosificada de las tareas y proyectos escolares para cada nivel y subnivel, el uso adecuado de las diversas herramientas tecnológicas se ha vuelto parte de nuestro quehacer diario.

En este contexto, han surgido algunas interrogantes: ¿Debemos encender la cámara web durante las clases virtuales?, ¿Los docentes pueden obligar a encender las cámaras web a sus estudiantes?, ¿Qué nos dice la normativa referente a este tema?, entre otras.

Es importante analizar el tema desde varios aspectos para sustentar una decisión que atienda las necesidades de los actores que son parte de la comunidad educativa. Conocer lo que dice la normativa y reflexionar en torno a la teoría es esencial para reconocer que el proceso educativo está definido por relaciones de convivencia. Los protagonistas son las y los docentes y estudiantes, quienes a diario se interrelacionan por medio de las clases virtuales.

Luis Albernaz, Experto del INN – OEA[1] nos platea algunas ideas para la reflexión:

  • Es fundamental transformar nuestras instituciones educativas en instituciones que promuevan la convivencia, pensemos que la obligación no parece ser la mejor forma de promover una sana y creciente convivencia.
  • Encender las cámaras puede tener un fundamento pedagógico; la enseñanza cara a cara, el seguimiento del estudiante por parte del docente (aunque esto sea muy relativo, sobre todo porque seguramente estamos hablando de algunas decenas de estudiantes, donde no se puede traspolar la experiencia cara a cara de la presencialidad).
  • Otro fundamento para encender las cámaras tiene que ver con la necesidad de ciertos docentes al control, muchas veces frente a la inseguridad que generan las mismas pantallas y la virtualidad.
  • El llevar a la virtualidad los mismos preconceptos que teníamos en la realidad no parece ser señal de haber aprendido algo durante la pandemia. La virtualidad lleva la clase a la casa y con ello puede suceder que los estudiantes no quieran o no dispongan de un ambiente de privacidad como para encender sus cámaras.
  • “Obligar” a encender las cámaras parece no tener en cuenta las diferencias de acceso y uso del internet que pueden tener las y los estudiantes (¿todos tienen dispositivos con cámara y micrófono?, ¿todos tienen un buen ancho de banda para utilizar las cámaras?, ¿el centro educativo o el estado les brindan a todos sus estudiantes las condiciones mínimas que luego exigen?, hay otras formas de ejercer la docencia? ¿De incorporar las TIC, TAC, TEP?

A partir de estas reflexiones, el encendido de la cámara web se lo debe reflexionar desde varios aspectos:

La normativa y la garantía de derechos: La normativa expresada en la Constitución de la República, en la Ley Orgánica de Educación Intercultural, el Código de la Niñez y Adolescencia garantizan los derechos de los niños, niñas y adolescentes

El desarrollo de competencias digitales: Debemos comprender que la temática pasa por el desarrollo de competencias digitales tanto en el estudiante como el docente. Los dos deben desarrollar estas capacidades para crear ambientes óptimos de aprendizaje.

Los aspectos técnicos y de conectividad: La conexión virtual pasa también por la calidad del hardware y software de los equipos que se utiliza para esta actividad, así como por la calidad de la conectividad.

La convivencia: La decisión de encender o no la cámara web durante las clases virtuales, pasa por un aspecto de convivencia, la misma que surge de acuerdos establecidos entre docentes, estudiantes y familias.

Lo Pedagógico: Recordemos que una clase supone un proceso de enseñanza – aprendizaje en el que interactúan docentes y estudiantes; por lo tanto, se deben considerar los aspectos procesuales y de comunicación.

Desde el Ministerio de Educación, a través de la Dirección Nacional de Tecnologías para la Educación, realizamos las siguientes recomendaciones:

  • El encendido de la cámara web en las clases virtuales debe surgir de un acuerdo previo entre estudiantes, docentes y familias. Para ello se deben establecer los objetivos y motivos que obligan a cumplir con esta acción.
  • Considerando el derecho a la privacidad y a la convivencia, las y los docentes no pueden obligar a sus estudiantes a encender la cámara web.
  • El encendido de las cámaras en las clases virtuales también pasa por el desarrollo de las competencias digitales en todos los miembros de la comunidad educativa. El desarrollo de estas competencias busca crear y generar espacios óptimos de aprendizaje.
  • Debemos tener claro el objetivo por el que un docente solicitaría el encendido de las cámaras web, ya sea para la evaluación, exposiciones de trabajos, registro de asistencia, actividades de integración y convivencia, entre otras.
  • Considerar los aspectos técnicos de los equipos y el tipo de conexión a la que las y los estudiantes tienen acceso. En algunos casos, considerando las limitaciones de las especificaciones de equipos y conectividad, es preferible mantener apagada la cámara.
  • Es importante considerar que la información visual que proyecta nuestra imagen, a través de la cámara web, no proporcione información de carácter privado como, por ejemplo: con quién vivo, dónde vivo, si estoy solo/a al momento de estar en clases virtuales, qué bienes o materiales tengo en mi casa, entre otros.
  • Evite realizar grabaciones de las clases virtuales como también capturas de pantalla, y aún más publicar este material en plataformas digitales o redes sociales. En caso de necesitar el material como un soporte digital o de consulta, debe existir un acuerdo previo entre docentes, estudiantes y familias.

Para más información descarga el documento completo AQUÍ.

[1] Instituto Interamericano del Niño, la Niña y Adolescentes – IIN de la Organización de Estados Americanos – OEA. 2021

¿A qué edad nuestros hijos e hijas pueden y deben tener redes sociales?

Desde marzo de 2020, nuestro país vive una emergencia sanitaria provocada por el COVID-19, esto ha evidenciado por un lado la brecha existente en el acceso a dispositivos tecnológicos e Internet y, por otro, un incremento en el uso de redes sociales.

Según la empresa Mentino, a julio de 2020, 13.1 millón de ecuatorianos son activos en las redes sociales.  De este grupo, 1.1 millón tienen una edad de entre 13 a 17 años, lo que evidencia que cada vez es más frecuente que un menor de edad tenga o cree una cuenta en una red social. Por ello, es importante saber cómo gestionar las redes sociales y las habilidades blandas de nuestros hijos e hijas.

Cada vez son más latentes los riesgos y peligros que representan las redes sociales para las niñas, los niños y los adolescentes; por esto es importante que cuidemos su integridad.  La idea no es crear mayor supervisión, vigilancia o prohibición; sino desarrollar en ellas y ellos habilidades digitales básicas que les permitan tener herramientas para afrontar y gestionar estos posibles riesgos.

Si tu hijo o hija ya desea abrir una cuenta en redes sociales, es porque en definitiva lo ha visto en alguien más, ya sean compañeros o compañeras de escuela, amigos, amigas, o incluso en casa.  La pregunta que todo papá o mamá se hace es, ¿ya tiene edad para ello?

Consideremos que cada red social (Facebook, TikTok, Instagram, WhatsApp, etc.), cuenta con términos de uso y una política de privacidad donde se especifica una edad mínima:  13 o 14 años; sin embargo, muchos de estos filtros pueden ser burlados por las niñas y los niños con tal de abrir una cuenta o perfil.  Es vital que las familias tomen decisiones basadas en acuerdos con sus hijas e hijos, esto creará confianza en ellos y ellas y sabrán a quién y a dónde acudir.

Es indispensable dialogar con sus hijas e hijos,  para que juntos accedan a cualquier red social.  Desde el inicio muéstrales las medidas de seguridad y privacidad que deben tomar para no correr ningún riesgo, y si es necesario, acompaña este proceso.   Ayúdales a  crear filtros que controlen lo que pueden compartir públicamente. Así que ya sabes, la edad para tener redes sociales dependerá más del criterio y habilidades que forjes en tu hijo o hija.

Consejos de prevención para los riesgos en el uso de Internet

  • No inicies conversaciones con desconocidos, pues en Internet no todos son quien dicen ser.
  • No proporciones información a extraños.
  • Desactiva o cubre la cámara web sino la estás utilizando.
  • Jamás salgas o te cites con alguien a quien hayas conocido en Internet.
  • No abras una red social sin el permiso y supervisión de tus padres.
  • Nunca reveles tus contraseñas. En caso de ser menor de edad esta información se puede gestionar con el apoyo de los padres.
  • No aceptes invitaciones de amistad que no sean de conocidos, amigos o familiares en tus redes sociales.
  • No autorices la descarga de contenidos que no conozcas sin la supervisión y apoyo de un adulto de confianza.
  • No burlarse de nadie en redes sociales. Recuerda una red social es un espacio de convivencia en el que puedes aprender e informarte.

Consejos para los padres de familia:

  • Mantener la computadora en un lugar visible, así puedes estar pendiente de lo que tus niños, niñas y adolescentes están viendo en Internet.
  • Navega con tu hijo e hija y familiarízate con las páginas y contenidos que usa frecuentemente.
  • Habla abiertamente con tus hijos e hijas sobre el uso de Internet, de lo bueno y malo que pueden encontrar.
  • Infórmate sobre las herramientas de control.
  • Enseña a tu hijo e hija a navegar con seguridad.
  • Busca redes sociales y páginas web seguras.

Es necesario que conozcamos, identifiquemos riesgos y peligros que se presentan en la navegación del internet y en especial en las redes sociales para implementar medidas de prevención. A continuación, se mencionan algunos ejemplos de riesgos y peligros:

El phishing que es suplantación de identidad, el ciberacoso o harassment que se manifiesta a partir de denigrar, amenazar e insultar a alguien de manera constante a través de correos electrónicos o mensajes de celular), el sextorsion que consiste en el chantajeada con una imagen o vídeo de sí misma desnuda o realizando actos sexuales de terceras personas, el flamming que se manifiesta cuando se evidencia una conducta de insultar masivamente a un usuario en salones de chat, esto se da en los grupos de juegos en red, el stalking que se presenta a través del asecho y/o cortejo hostigante, el sexting que se da mediante el envío de mensajes sexuales, eróticos o pornográficos, por medio de teléfonos móviles, el hacking que es la manipulación de la conducta normal de un equipo y de los sistemas que tiene conectados, la captación para trata por medios digitales que se da cuando se contacta y seduce a estudiantes para raptarlas y obligarlas al trabajo sexual comercial, la venta de drogas e incluso la venta de sus órganos, el grooming cuando un adulto se hace pasar por un menor de edad a tal punto de ganarse la confianza de niños, niñas y adolescentes con intenciones de agredir sexualmente, es un engaño pederasta, la pornografía infantil que es un delito que muestra a menores de edad en conductas sexualmente explícitas. Se engaña a menores para transmitir actos sexuales por web-cam en vivo para ganar dinero, entre otros peligros que pueden presentarse en estudiantes y docentes.

Quieres saber más:

Visita https://recursos2.educacion.gob.ec/euinicio

Escucha: https://recursos2.educacion.gob.ec/wp-content/uploads/2020/04/PODCAST-PREGUNTA-2.mp3

LINEAMIENTOS GENERALES PARA EL USO DE WHATSAPP COMO HERRAMIENTA PEDAGÓGICA

INTRODUCCIÓN

WhatsApp Messenger[1] es una aplicación de mensajería instantánea para teléfonos inteligentes (Smartphone), en la que se envían y reciben mensajes mediante una conexión a Internet, así como imágenes, documentos, ubicaciones, contactos, vídeos y grabaciones de audio, llamadas y videollamadas, entre otras funciones. ​

A enero de 2020, el número de usuarios activos en WhatsApp es de aproximadamente 8’100.000[2]; siendo además la aplicación libre y gratuita más descargada en el país.

En la actualidad muchos de nuestros docentes, por la emergencia sanitaria del COVID-19, declarado en el país desde el 16 de marzo del presente año, han diseñado, usado y elaborado actividades que han permitido utilizar a esta herramienta digital como una estrategia pedagógica para la comunicación y mantener el proceso de enseñanza aprendizaje con sus estudiantes.

DESARROLLO

La emergencia sanitaria a nivel mundial decretada por la OMS hizo que muchos de los países tomen varias medidas para contener el contagio del coronavirus, entre ellas la suspensión de las clases en todo el país. Para garantizar la continuidad del proceso de enseñanza – aprendizaje se estableció diversos mecanismos para mantener el vínculo y contacto entre estudiantes y docentes, una de las estrategias es el uso de herramientas tecnológicas.

A continuación de se presentan lineamientos generales para el uso del WhatsApp como herramienta pedagógica en el proceso de enseñanza – aprendizaje (E-A):

Uso Pedagógico

Creación de grupos de aprendizaje y estudio. Use la función de Grupos de WhatsApp

Los Grupos en WhatsApp se pueden usar para crear un espacio cerrado al que las y los estudiantes pueden ingresar ya sea de forma libre o bajo el control de acceso que ponga el o la docente. Esto permitirá mantener la comunicación y el intercambio ordenado de información y materiales entre los miembros del grupo cerrado. El equipo docente tiene la opción de administrador del grupo, con lo que tienen el control para agregar o eliminar miembros de los grupos de estudio; así como, de quién puede o no enviar mensajes e información al grupo. Si el docente opta por utilizar esta herramienta, deberá restringir la información que comparte de su espacio personal, considerando que niñas, niños y adolescentes tendrá acceso a actualizaciones de sus estados y demás funciones de WhatsApp.

Crear mensaje de audio con las instrucciones, indicaciones o consignas sobre las temáticas a tratar y que se pueden enviar directamente a sus estudiantes.

Todos los y las docentes deben preparar sus clases, creando diversos recursos como archivos cortos de audio, en los cuales puede indicar las actividades que los estudiantes realizarán para estudiar, revisar o fortalecer los conocimientos relacionados a las temáticas de estudio. Se recomienda que los mensajes sean cortos de hasta 60 segundos de duración, precisando paso a paso las actividades de estudio (actividades iniciales, actividades de refuerzo, actividades complementarias y actividades de evaluación). Los mensajes de audio deben ir acompañados de materiales o recursos complementarios para ser enriquecidos y reforzar los contenidos programados.

El docente, al ser administrador, es el único que puede enviar los archivos de audio, según haya configurado el grupo de estudio. Pero al mismo tiempo puede permitir que los estudiantes envíen sus inquietudes o curiosidades referente al tema mediante textos simples, mensajes cortos de audio o imágenes, así el docente podría reforzar las inquietudes.

El docente debe considerar que no todos los estudiantes tienen el mismo acceso y conectividad a estas herramientas, por cuanto debe considerar la socialización y difusión de cualquier indicación que se realice por WhatsApp a través de otros medios para garantizar que todos los estudiantes reciban esta información.

Enviar vídeos cortos relacionadas a las temáticas de estudio como archivos

El docente puede enviar diversos archivos mediante la herramienta WhatsApp, entre ellos archivos de video. Antes de hacerlo se recomienda que dichos archivos de video se relacionen con la temática tratada, que sean cortos (de entre 2 minutos hasta 5 minutos aproximadamente), esto permitirá activar o reforzar el conocimiento académico. Se recomienda que el video sea enviado directamente como un archivo, esto permitirá que el estudiante mire el video fuera de clase y lo analice; y en casos excepcionales enviar como vínculos a plataformas de vídeo como YouTube o Vimeo. Siempre los archivos de video deben ser acompañados de una pequeña guía de observación.

Enviar gráficos como imágenes o cuadros directamente a los estudiantes

Al igual que todo archivo de audio o video, las imágenes deben tener sentido pedagógico y estar relacionadas con el tema; dichas imágenes deben ser claras y de preferencia en formatos .png .jpg .gif. El objetivo de las imágenes puede ser de activación del conocimiento, refuerzo del conocimiento, motivación al conocimiento, el docente lo define.

La importancia de mantener contacto con sus estudiantes fuera del aula

Es necesario buscar un mecanismo de comunicación directa con cada uno de las y los estudiantes con el objetivo de que se sientan acompañados y motivar su aprendizaje. La comunicación que mantenga como docente tutor es muy importante para el desarrollo en el aprendizaje de sus estudiantes. Esta comunicación permitirá escuchar no solo las necesidades académicas de los estudiantes; sino también, necesidades personales. Recordemos que en este momento de crisis lo importante es la contención emocional tanto de estudiantes, docentes y familias, acordando horarios de atención en casos de emergencia.

En caso de detectar mediante WhatsApp que el o la estudiante se encuentra en alguna situación de riesgo, el docente deberá activar las rutas y protocolos establecidos por el Ministerio de Educación, para garantizar la protección de niñas, niños y adolescentes.

Enviar tareas prácticas a las y los estudiantes mediante archivos de audio, textos o imágenes

Para reforzar el aprendizaje y el desarrollo de destrezas en las y los estudiantes, es fundamental que los docentes maticen las tareas antes de enviarlas, esto quiere decir que la tarea debe responder a la temática tratada, debe ser corta, debe ser práctica y que no requiera de otros materiales o insumos que obliguen al estudiante y su familia a romper la cuarentena. Una vez elaborada la tarea, el docente puede enviar al grupo de aprendizaje mediante un archivo de audio, un texto corto o un archivo de imagen. En lo posible evitar enviar archivos de Word, Excel o Power Point puesto que no todos los teléfonos celulares tienen aplicaciones para abrir este tipo de archivos.

Al mismo tiempo, el docente debe plantear una fecha de entrega prudente de la tarea y dar la opción de retroalimentar las dudas de los estudiantes referente a la solución de esta. Como docente usted conoce el nivel de aprovechamiento de cada estudiante y éste puede ser un factor para ayudar a cada uno de ellos.

Manténgase en contacto permanente y adecuado con las familias de sus estudiantes

El compromiso de los padres, madres de familia /representantes legales en el acompañamiento es fundamental para todo proceso formativo, pero es necesario que el o la docente informe la forma de acompañar a los estudiantes. El acompañamiento de las familias debe ser más de contención emocional a sus hijos e hijas. Para esto utilice el WhatsApp como medio de comunicación grupal y/o personal con las familias, enviando archivos con información puntual y necesaria. Acuerde con las familias, que el uso de la herramienta es para intercambiar información relacionada al aprendizaje de los estudiantes o para solucionar dudas o inquietudes. Recuerde que, como administrador del grupo, usted puede determinar quién puede enviar información.

Adicionalmente se puede enviar las calificaciones de manera directa e individual a los teléfonos de las madres, padres/representantes legales, haciendo el uso de este recurso puede ahorrar tiempo y material de impresión.

Características técnicas del WhatsApp a considerar para su buen uso.

WhatsApp es una aplicación de uso y descarga libre para teléfonos inteligentes (Smartphone), de mensajería instantánea que tiene las siguientes características técnicas:

  • WhatsApp utiliza Internet para poder realizar la mensajería instantánea. En caso de no estar conectado a Internet, WhatsApp maneja la forma asincrónica, es decir usted puede subir información al chat y cuando el Smartphone se conecte a Internet automáticamente el mensaje será enviado.
  • Mediante la mensajería de WhatsApp se pueden enviar documentos de hasta 100 MB. El tamaño máximo permitido para todos los archivos multimedia (fotos, videos y mensajes de voz) enviados o reenviados en WhatsApp es de 16 MB en todas las plataformas. En la mayoría de los dispositivos esto equivale entre 90 segundos y 3 minutos de video. La duración máxima de un video varía dependiendo de la calidad de este. Para enviar un video más largo, puedes grabar un video con resolución más baja fuera de WhatsApp y usar la función para adjuntar archivos en un chat individual o de grupo para enviárselo a sus contactos. Para enviar archivos más pesados se recomienda enviar los enlaces de dichos archivos.
  • En cuanto a la cantidad de fotos y vídeos que puedes enviar de una vez, WhatsApp permite enviar en un sólo mensaje hasta 30 fotos o 30 vídeos.
  • El número de reenvío de archivos se puede repetir hasta 5 veces. Si desea reenviar el archivo a muchas personas se recomienda cargar como nuevo archivo. Pero para fines pedagógicos, esta función no es necesaria puesto que, al crear grupos de aprendizaje, el archivo se lo carga o envía una sola vez.
  • Por WhatsApp puedes hacer llamadas de voz y llamadas de vídeo de manera grupal de hasta 4 contactos.

La convivencia y el uso del WhatsApp, mantener una buena comunicación entre familias y docente.

Al igual que la convivencia en la vida real, la convivencia mediante el uso de herramientas de comunicación como el WhatsApp debe responder a acuerdos y normas de respeto y comportamiento. El mal uso o abuso del WhatsApp en el entorno educativo, o más concretamente, en los grupos que conectan a padres y madres con la escuela, pueden generar o magnificar problemas escolares, e incluso incrementar la lista de tareas diarias de las familias. Para que esto no ocurra, se recomienda las siguientes reglas básicas:

  • Ante todo, respeto. Esta es una norma fundamental tanto en el WhatsApp como en la vida real. Solo que en las redes toma una especial importancia, porque es mayor el efecto de todo lo que se dice o se hace. Una vez compartido un comentario, ya no hay marcha atrás. Así que se debe pensar antes de compartir o escribir en los grupos de aprendizaje.
  • Acuerdos y normas de convivencia. Para llevar una buena convivencia, es indispensable que una vez que se organicen los grupos de chat, se puedan acordar, mediante el diálogo, normas que ayuden a la buena convivencia entre los integrantes del grupo. Esto incluye a las familias, estudiantes y docentes.
  • No critiques ni difundas rumores. Muchas veces los grupos se convierten en una especie de espacio de quejas y rumores. Antes de compartir una crítica o queja, hay que pensarlo dos veces. Entre los miembros de la comunidad educativa debe haber apertura al diálogo para lograr una buena convivencia frente a las críticas que pueden surgir, de ser necesario póngase en contacto directo que el docente y dialogue. Asimismo, no de alas a las críticas o rumores negativos de otros adultos. Córtelas o invite a hablar a las partes implicadas.
  • Es fundamental el acompañamiento de la familia. Debe implementarse mecanismos de diálogos para lograr acuerdos entre familia y escuela sobre el acompañamiento a sus hijos e hijas. Lograr un buen acompañamiento familiar implica unir esfuerzos entre la escuela y la familia para que el desarrollo integral del estudiante sea optimo y permita fortalecer sus habilidades y destrezas. Esto evitará que los padres y madres asuman el rol de secretarios de sus hijos e hijas como reenviar sus tareas y controlan cada detalle de su vida escolar mediante el WhatsApp. Mensajes como “Mi hijo se ha olvidado los deberes, ¿alguien me los puede enviar?” se han convertido en un lenguaje común dentro de los grupos de familias. Lejos de beneficiar a los niños, este tipo de actitudes hacen que los estudiantes no asuman sus responsabilidades ni desarrollen adecuadamente su autonomía.
  • Envía solo mensajes absolutamente necesarios. Los grupos de WhatsApp escolares sirven para gestionar temas de carácter estrictamente educativo. No son un grupo de amigos con el que compartir vídeos o imágenes graciosas, memes, chistes o información de carácter personal, político o religioso.
  • Lenguaje inclusivo en los mensajes que se envié al estudiantado.
  • Asesoría individual o grupal mediante video llamadas o salas que ahora permite, considerar el tiempo (límite de 2minutos).
  • Emitir reglas al formar grupos de WhatsApp tanto para estudiantes como a las familias. Los grupos de familias pueden tener solo acceso para leer mensajes y únicamente el administrador enviar mensajes, para un mejor control o manejo del recurso.

[1] Aplicación propiedad de Facebook ©

[2] www.ecuadorencifras.gob.ec, recuperado el 22/04/2020. & Formación Gerencial. Facebook Ads 19 de enero de 2020.

¿CÓMO CUIDAR A LOS HIJOS Y A LAS HIJAS DE LOS RETOS VIRALES DE INTERNET?

¿En qué consiste un social challenge o reto viral?

Los retos virales son acciones nacidas en el entorno digital y que son propuestas a grandes audiencias de usuarios para ser imitadas con consentimiento o de forma obligada y amenazante. Cualquier persona puede lanzar y unirse a un reto, por lo general dentro de un entorno digital como las redes sociales.

Este fenómeno social va ligado a una condición: la acción debe ser grabada (video) y etiquetada para ser publicada en Internet a través de las redes sociales.  En muchos casos, el objetivo es alcanzar el mayor número posible de visitas (interacciones) y me gusta (likes).

“Miles de personas, en su mayoría adolescentes, arriesgan su vida con estos retos virales para conseguir sumar me gusta (likes), en sus redes sociales”

Las redes sociales y sus peligros

Las redes sociales se han convertido en un canal para difundir desafíos o retos virales que pueden ocasionar serios daños en la integridad de las personas que los realizan, y que muchas veces llegan a costarles la vida.

Así como podemos construir entornos de convivencia en las redes sociales, también estamos expuestos a riesgos y peligros que las familias deben tomar en cuenta para evitar daños físicos, psicológicos, sociales de sus hijos e hijas. El sexting, el ciberacoso, la pornografía infantil, el grooming, los retos virales, entre otros,[1]  son peligros que se difunden por las redes sociales, la mayoría de las veces, por personas denominadas influencer´s (deportistas, artistas, actrices, gamer´s, etc.) que tienen muchísimos seguidores.

“Cada vez son más los retos virales que ponen en riesgo la vida de niños y jóvenes, y se difunden por redes sociales, en muchos casos por influencer´s”

Claves para prevenir, detectar o reaccionar ante los retos virales[2]

Una vez que conocemos algunos de los principales retos virales que pueden llegar a practicar niños y adolescentes, te proponemos las siguientes recomendaciones:

Desarrollar la capacidad crítica de tus hijos e hijas. Como padres y madres es importante que animemos a nuestros hijos e hijas a desarrollar su capacidad crítica, a razonar y contrastar la información antes de que la acepten como verídica o inofensiva. Para esto debemos acompañarles en la navegación que hacen en Internet con el único propósito de ayudarles a diferenciar la información verdadera de la falsa.

Establecer un clima de confianza en el hogar. Generar un diálogo fluido con nuestros hijos e hijas es imprescindible para conocer qué hacen en Internet, en lugar de alejarnos y dejarlos solos mientras navegan. Es importante realizar un acompañamiento en las actividades que realizan respetando su privacidad, para que usen de manera segura y responsable las nuevas tecnologías, evitando que accedan a contenidos inadecuados o lleguen a contactar con comunidades peligrosas. Esto ayudará a fomentar su autonomía y a tomar decisiones que no les perjudiquen.

Interesarse por sus gustos y motivaciones. Preguntar acerca de qué opinan sobre los retos les ayudará a fomentar la habilidad de calcular el riesgo de lo que les puede pasar si lo asumen. Así como también, les ayudará a tomar conciencia de no hacerse ni hacer daño a terceros.

Evitar su difusión. Es importante insistirles en no participar, ni compartir esta clase de retos, de este modo, ayudaremos a que su propagación no continúe. Asimismo, debemos mostrarles apoyo para que, con confianza, tomen la decisión de avisar a la familia en caso de que se sientan en alguna situación de peligro.

Formar parte de la comunidad de sus redes sociales. Esta acción, debe estar enfocada a una relación de confianza más que a asumir un “papel controlador” y, por lo tanto, debe ser acordada previamente con los niños, las niñas o adolescentes desde que inician su actividad en los entornos sociales. De este modo, ser parte de sus plataformas preferidas nos puede servir para mantenernos informados sobre sus intereses, las nuevas modas y el círculo de amigas y amigos que tiene, es decir, de su día a día.

Riesgos en el contacto con extraños. En estos retos, puede darse la posibilidad de que interactúen con otras personas, e incluso, con los promotores. En este sentido, se les debe insistir en tener precaución a la hora de revelar información a desconocidos, pues no sabemos quién está detrás, ni qué intenciones tiene (acoso, grooming, extorsión, manipulación, etc.).

Reportar contenidos peligrosos. En aquellos casos en los que observamos que un contenido no es adecuado o puede poner en riesgo a niños, niñas o adolescentes, debemos reportarlo en las propias plataformas donde lo hayamos encontrado. En este sentido, es primordial el acompañamiento familiar.

 

Referencias Bibliográficas:

 

Internet Segura Ford Kids, (2020). Retos virales: poniéndose a prueba en Internet. Recuperado de https://www.is4k.es/blog/retos-virales-poniendose-prueba-en-internet 02 de septiembre de 2020.

Ministerio de Educación del Ecuador, (2020). El Mundo Virtual de Eugenia. Recuperado de https://recursos2.educacion.gob.ec/euinicio/ 02 de septiembre de 2020.

[1] Para más información y descarga de recursos educativos digitales visita: https://recursos2.educacion.gob.ec/euinicio/

[2] Texto adaptado de Internet Segura For Kids. https://www.is4k.es/blog/retos-virales-poniendose-prueba-en-internet

CONSEJOS PARA CREAR CONTRASEÑAS SEGURAS

Una contraseña conocida también como clave es una manera o forma de autentificación que utiliza información secreta para controlar el acceso hacia algún sitio o página web, programa o software o recurso digital. Al ser secreta debe mantenerse a salvo ante aquellos a quien no se les permite el acceso o que no tengan autorización.

Por lo que las contraseñas o claves son uno de los ejes principales de la seguridad en internet. Es la protección que damos a nuestra información y es considerada la primera línea de defensa para evitar el acceso de extraños a tus cuentas en la red o dispositivos.

Para la creación o generación de una contraseña podemos utilizar textos combinados con el uso de letras, números o signos y símbolos; pero también, pueden utilizar tecnología biométrica como la huella digital, la voz o el reconocimiento facial.

Es importante que los adultos puedan ayudar a sus hijos e hijas a crear contraseñas seguras para realizar una buena gestión que asegura las claves y por ende protejan la información sensible de toda la familia.

A continuación, algunos consejos que ayudarán a crear contraseñas mucho más seguras y poder minimizar los riesgos y problemas cuando utilizamos plataformas digitales, utilizamos software o navegamos en internet:

CREAR CONTRASEÑAS SEGURAS

Para crear contraseñas o claves seguras, usa la combinación de textos como números, letras mayúsculas y minúsculas, signos y símbolos. Por ejemplo: Uxve#345%TV.

ASEGÚRATE DE RECORDAR TUS CONTRASEÑAS

Si bien la combinación de texto nos puede asegurar una buena contraseña, también puede ocurrir que no sea fácil de recordarla. Por eso es recomendable que, para recordar tus contraseñas, las escribas en un cuaderno o libro de notas y guárdalos en un lugar que solo tú conozcas.

EVITA UTILIZAR COMO CONTRASEÑA INFORMACIÓN PERSONAL

Por la gran cantidad de información y acceso a cuentas, nos vemos obligados a utilizar información personal o familiar como contraseña. Números telefónicos, fechas de nacimiento, nombres de las personas que queremos, fechas especiales, etc. Esto hace fácil la vulneración a la información. Se recomienda que las contraseñas usen la combinación de textos.

UTILIZA DISTINTAS CONTRASEÑAS PARA TUS CUENTAS y EQUIPOS

Muchas veces nos hemos visto en la necesidad de crear varias contraseñas para distintas cuentas: redes sociales, cuentas bancarias, cuentas académicas, juegos en línea, cursos virtuales, descarga de información o recursos, etc. Por eso es necesario que para cada cuenta creemos una contraseña única y así poder asegurar nuestra información en internet, por otro lado, para no olvidar las contraseñas llevarlas anotadas en un cuaderno o libro de notas de manera física.

PATRONES DE SECUENCIA EN DISPOSITIVOS DIGITALES

En la actualidad, la tecnología digital nos permite crear patrones digitales en nuestros dispositivos como contraseña, esto quiere decir que con el dedo podemos dibujar un patrón o secuencia para acceder al equipo o a la información. Se recomienda que no se usen patrones sencillos, pero al mismo tiempo difíciles de recordar.

CAMBIA PERIÓDICAMENTE TUS CONTRASEÑAS

Si bien podemos crear una contraseña segura, esto no significa que los ciberdelincuentes no puedan vulnerar las mismas. Por eso es recomendable que de manera periódica se cambie las contraseñas de todas tus cuentas, se recomienda que cada tres meses se haga esta actualización o cambio.

GUARDA TUS CONTRASEÑAS SOLO EN EQUIPOS PERSONALES

El avance de la tecnología nos permite que los navegadores que utilizamos para Internet puedan administrar y guardar nuestras contraseñas, por eso es indispensable conocer qué equipos o dispositivos estamos usando. Se recomienda guardar contraseñas de manera automática solo en equipos de uso personal y no en equipos de uso público como los cibercafés, equipos de la escuela o del trabajo.

HABLEMOS DEL TikTok

 

HABLEMOS DEL TikTok

Te vamos a hablar del TikTok, sabes qué es, de dónde viene y qué podemos hacer. Al igual que Facebook, Instagram, YouTube ha logrado popularizarse entre la población del mundo, en especial de los más jóvenes.

¿Qué es TikTok?

TikTok es una aplicación de medios de iOS y Android para crear y compartir vídeos cortos. La aplicación permite a los usuarios crear vídeos musicales cortos de 3–15 segundos3​4​ y vídeos largos de 30–60 segundos.

El nombre original de la aplicación es Douyin, lanzado en el 2016 y que significa «sacudir la música» en chino. Este nombre le viene bien, ya que se trata de una red social basada en compartir pequeños clips musicales. Sin embargo, fuera de China recibe el nombre de TikTok.

En cuanto a su funcionamiento, TikTok permite crear, editar y subir videos musicales de hasta un minuto, pudiendo aplicarles varios efectos y añadirles un fondo musical. También tiene algunas funciones de Inteligencia Artificial, e incluye llamativos efectos especiales, filtros, y características de realidad aumentada.

Además, la aplicación incluye otras funciones como la posibilidad de enviar mensajes, votaciones, listas de amigos y por supuesto un sistema de seguidores y seguidos. Muy al estilo de Instagram, pero centrado en los vídeos.

¿Qué puedes hacer con TikTok?

  • TikTok es una red social como una especie de Instagram dedicada a pequeños vídeos musicales, aunque también se utiliza para hacer todo tipo de composiciones, memes y bromas.
  • La aplicación tiene una pantalla principal donde vas viendo los vídeos populares o de gente a la que sigues, pudiendo deslizar hacia arriba o hacia abajo para pasar de vídeos.
  • También hay una página de exploración en la que puedes buscar clips y usuarios, o navegar entre hashtags que te pueden interesar.
  • Cuando ves un vídeo, este se muestra en pantalla completa, con una serie de iconos a la derecha con los que puedes seguir al usuario, dar «me gusta», comentar o compartir el clip.
  • La aplicación tiene una pantalla principal en la que directamente verás una selección de todo tipo de contenidos.
  • También, como si fuera Instagram, tiene una segunda categoría de búsquedas en la que puedes realizar búsquedas a mano o ver automáticamente los resultados de los principales hashtags que hay disponibles
  • En el centro también tienes el botón en el que puedes acceder a la gran protagonista de la aplicación, su herramienta de grabación y edición de vídeos.
  • Puedes grabar tus vídeos con varias tomas, puesto que la app sólo graba mientras mantienes pulsado el botón correspondiente.
  • Eso sí, antes de empezar a grabar el vídeo tendrás varias opciones de filtros y efectos con las que poder controlarlos.
  • A la hora de editar el vídeo, puedes ir seleccionando tomas o fases en las que añadir otro tipo de efectos por tu cuenta.
  • Tienes por ejemplo una serie de filtros del estilo a los de Instagram, así como diferentes tipos de efectos para manipular los vídeos.
  • El editor te irá marcando con diferentes colores las diferentes zonas en las que hayas editado el vídeo.
  • Más allá de los vídeos, el modo de publicar contenido también te deja crear vídeos deslizables a partir de una serie de fotografías que elijas.
  • Además, la aplicación también incluye una sección en la que podrás enviar mensajes a otros usuarios como puedes hacer también en Instagram, e incluso editar tu perfil y los datos que dices sobre ti.

 Recomendaciones para el uso de TikTok

  • No compartas ninguna información personal tuya o de terceros.
  • Configura siempre tu perfil como privado.
  • Recuerda que la edad para crear un perfil en una red social es de 13 años o más y TikTok no es la excepción. Pide permiso a tus padres.
  • Acuerda tiempo, espacio y fechas para el uso de la app con tus padres.
  • Usa la aplicación poniendo límites de tiempo, recuerda que tienes otras actividades más importantes como tus estudios, tu familia, tus amigos, etc.
  • Recuerda no producir contenidos que atenten contra la integridad, seguridad de tus derechos y de los demás.
  • Acepta como contactos a personas conocidas y que tengas contacto en la vida real.
  • Si encuentras contenido inapropiado, denúncialo, repórtalo con tus padres y no lo compartas.
  Y recuerda: Internet y la tecnología son grandes herramientas si se usan con precaución

DELITOS POR MEDIO DE CONTENIDOS DIGITALES

CONOCER

 Los delitos informáticos se presentan en varias modalidades, como usurpación de la identidad, distribución de imágenes de agresiones sexuales contra menores, estafas a través de Internet, phishing (adquisición fraudulenta de información personal confidencial), entre otros.

Pero no son los únicos, también existen riesgos relacionados al uso de redes sociales y acceso a todo tipo de información, como por ejemplo disponibilidad de material inadecuado (ilícito, violento, pornográfico, etc.), adicción, robos de identidad, acoso (pérdida de intimidad), sexting (manejo de contenido erótico), ciberbullying (acoso entre menores por diversos medios: móvil, Internet, videojuegos, entre otros), cibergrooming (método utilizado a través de redes sociales o salas de chats, por pederastas para contactar con niños, niñas y adolescentes). (Loredo González, 2013, pág 2).

En este sentido, es importante señalar que en la web las personas construyen un Identidad Digital mediante un conjunto de información que se proporciona en las diferentes plataformas tecnológicas: datos personales, registros, imágenes, noticias, comentarios, etc. Todo esto conforman la descripción de un individuo.

La identidad digital es la representación de una persona, es decir, su retrato, la apariencia física y un conjunto de características que permiten identificarla de forma veraz, por lo que, este es un dato personal y de propiedad exclusiva del titular, que se debe cuidar.

Su divulgación y mal uso, en cuanto a imágenes principalmente, puede acarrear consecuencias negativas y destructivas.

Según varias legislaciones, en diferentes países el vulnerar estos derechos supone una violación contra la intimidad. Se considera delito si no existe el consentimiento de la persona afectada. De la misma manera, descubrir y difundir imágenes o un secreto es ilegal, ya que, con ello lo privado deja de serlo.

 La identidad es un derecho personal y es el resultado de la emanación de la personalidad, contenido en los límites de la voluntad y de la autonomía privada del individuo al que pertenece.

 Hoy en día es “normal” que los jóvenes suban a sus redes sociales fotografías de amigos o conocidos, y que las etiquetan sin el consentimiento respectivo. Las consecuencias de estas publicaciones pueden ser del más variado signo, aunque las más comunes son aquellas que se refieren, en el caso de menores de edad, a acoso escolar.

No podemos ser ajenos a la existencia de fotografías que se publican con la clara intención de hacer daño, y ese daño se multiplica exponencialmente cuando se lo hace en las diferentes plataformas de Internet.

Pese a que la utilización de las Nuevas Tecnologías ofrece grandes posibilidades y ventajas, no se puede obviar que éstas traen situaciones de riesgo a cada individuo de la sociedad. La privacidad está cada vez más expuesta y, en ocasiones, ni siquiera se necesita un comportamiento intencionado por parte del usuario para acceder a este elemento.

El rastro que deja una persona al moverse por Internet constituye por sí mismo una pieza de información valiosísima, que permite la oferta de servicios acorde a las particularidades del usuario y, sin duda, desvela nuestra vida privada, gustos, preferencias, fotografías, viajes, etc.

Las redes sociales se han convertido en una base de datos que recoge información de carácter personal, además de documentos sobre las actividades de la vida real de cada individuo.

IDENTIFICAR

Con el desarrollo de la tecnología y plataformas digitales también aumentan los peligros en Internet, y los niños, niñas, adolescentes y adultos, se enfrentan a todos ellos (acoso cibernético, inadecuado uso de información privada, explotación y abuso sexual en línea, etc., cuando navegan por la red (UNICEF, 2017, pág 2).

Uno de los delitos por medio de contenidos digitales es la trata de imágenes de personas, que se aprovecha muy bien de la tecnología. Este delito inicia cuando una personas comparte fotografías en las redes sociales, lo que atrae el interés de la delincuencia organizada.

Algunos de los comportamientos más habituales de los adolescentes y jóvenes, están instaurados en su costumbre, sean menores de edad o no. El “volcar” datos, imágenes y experiencias personales en la red, genera un perfil público relacionado a la propia persona.

Compartir constantemente información “sensible” para la privacidad, incluidas fotografías familiares, de amigos o colegas, se ha convertido en una de las actuaciones más habituales y masivas de los usuarios de redes sociales. A través de acción se puede recabar sin esfuerzo todo tipo de información sobre nosotros mismos, como por ejemplo nuestro rostro, gestos, posturas, formas de comportarnos, etc., y lo más preocupante, es que esto determina que quede “al desnudo nuestra personalidad”, sin perjuicio de la clara identificación inherente.

También damos a conocer nuestros datos personales a desconocidos cuando creamos perfiles en videojuegos online, por lo que, es de gran riesgo proporcionar demasiada información. Adicionalmente existen juegos que disponen de funcionalidades como chats, voz, imagen o una red social asociada que permite compartir información, lo que representa un riesgo muy alto para nuestra privacidad.

Estos son posibles indicios de la trata de imágenes personales, ya que exponemos todo tipo de información, de manera inconsciente o ingenuamente, a través de Internet y las diferentes plataformas digitales. Esto nos convierte en una “presa fácil” para la delincuencia organizada, tanto nacional como internacional.

 

PREVENIR

Si bien Internet proporciona a los niños y niñas todo un mundo para descubrir y explorar, también ha facilitado a los acosadores, agresores sexuales, traficantes y abusadores, la tarea de encontrarlos (UNICEF, 2017, pág 2).

La actuación en una red social, consistente en tener disponible la información publicada y colgada por terceros, para que otras personas, normalmente los amigos online, puedan interactuar con la misma.

Sin embargo, los niños y niñas no conocen que, acceder a las redes sociales puede suponer graves perjuicios, principalmente derivados de la posibilidad de que otras personas accedan a su intimidad personal, dándole un uso indeseable y no querido, ahora o en un futuro.

En los últimos años, se ha alertado sobre la importancia de proteger la privacidad de los niños, niñas y jóvenes, debido a numerosos casos que han sufrido episodios más o menos graves de sexting, es decir, alguien ha enviado una imagen íntima suya sin su consentimiento, con el grave perjuicio moral que le puede ocasionar, o a su vez han sido objeto de acoso a través de las redes sociales.

Cuando alguien comparte una imagen en la que apareces, antes deben pedirte permiso para hacerlo. Si esto no sucede y te encuentras que, por ejemplo, una amiga subió una fotografía tuya que no deseas que se haga pública en redes sociales, lo primero que debes hacer es comentárselo, explicarle por qué no quieres que esa foto esté en la red y, lo más importante, pídele que la borre.

En muchas ocasiones, la gente sube fotografías de sus amigos, familia, etc, sin saber si los retratados desean que esa imagen esté circulando en la red. Por ello se recomienda:

  • No subir fotografías que muestren información de valor. Por ejemplo, una imagen de su carro, donde se vean con claridad las placas, o de su casa, en la que se alcance a detallar la dirección.
  • Confiar en la web, pero sin ser ingenuos. Hay que permanecer alerta, no todo lo que se dice en Internet tiene por qué ser cierto. Ante la duda, contrasta la información en otras fuentes de confianza.
  • Evitar el envío de contenido gráfico relacionado con documentos de identidad, como el pasaporte o la cédula.
  • No entrar en pánico
  • Contactar con quien ha subido la fotografía o imagen, y pedir que la elimine, si no deseas su circulación.
  • Localizar al propietario del dominio registrado en la red.Si no es posible, contactar con el administrador de la web o de la red social en la que esté la fotografía y solicita la eliminación de la fotografía.
  • Denunciar y buscar asesoría legal cuando se presenta uno de estos delitos informaticos.
  • Contactar a las autoridades. Especialmente si eres menor de edad (o si lo es quien aparece en la imagen).
  • Identificar el contenido en la red y hacer una lista de todos los sitios web donde se encuentra las imágenes personales.
  • No proporcionar tus datos personales o los de tu familia a desconocidos.
  • Al registrarse en una red social, dar los datos estrictamente necesarios y configurar la privacidad.

Bibliografía

Unicef. (2017). Estado Mundial de la Infancia 2017, niños en un mundo digital (Resumen). Recuperado de https://www.unicef.es/sites/unicef.es/files/comunicacion/estado-mundial-infancia-2017.pdf

Loredo, J. A., y Ramírez, A. (2013). Delitos informáticos: su clasificación y una visión general de las medidas de acción para combatirlo. Celerinet. 44-51.

Martínez, J. M. (2016). Derechos fundamentales y publicación de imágenes ajenas en las redes sociales sin consentimiento. Revista Española de Derecho Constitucional, 106, 119–148. doi: http://dx.doi.org/10.18042/cepc/redc.106.03

Bolea, C. (2007). En los límites del derecho penal frente a la violencia doméstica y de género. Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología,  09(02), 02:1-02:26.

 Naciones Unidas. (2007). Manual para la lucha contra la trata de personas  (Programa Mundial contra la trata de personas). Recuperado de https://www.unodc.org/pdf/Trafficking_toolkit_Spanish.pdf

Agencia Española de Protección de datos. La publicidad, las Compras y el Ocio en Internet. Recuperado de http://www.tudecideseninternet.es/agpd1/images/articulos/ficha-05.pdf